Pedro Armengol, de bandolero a redentor

 logo

Nacido en Guardia dels Prats, Tarragona, España, a mediados del Siglo XII, Pedro Armengol vive su niñez y adolescencia en el seno de una familia honrada. Tras la muerte de su madre, el joven Pedro se ve arrastrado por malas compañías, viviendo de manera disoluta y bandolera
El Rey Jaime I, con tal de tener orden en sus territorios, envía a controlar los robos y encarcelar a los maleantes.
Tal evento propició que Pedro Armengol encontrara frente a sí la propia espada de su padre Arnaldo, quien era guardia.
Este hecho impactante caló tanto en su vida, que Pedro se rinde ante su padre y enmienda su vida.
Decide pues dedicarse a las obras de misericordia, por lo que entra a la Orden de la Merced, desempeñando dos redenciones.
En su segundo viaje a Bugía, en 1266, queda como rehén a cambio de algunos cautivos. Al no llegar el rescate a tiempo, es colgado en la horca, pero no murió gracias a que fue sostenido por la protección de María, y se mantuvo vivo hasta que llegó su compañero con el rescate.
Como secuela de su martirio, Pedro quedó con el cuello torcido por el resto de su vida.
Muere en el convento de Santa María dels Prats en el año de 1304.
Su fiesta se celebra cada 27 de abril.
Se le invoca por la conversión de los jóvenes descarriados y que corren peligros.

 

0
0
0
s2sdefault